Autor: Lic. Rafael Giménez Camacho

El título de registro de marca, concede a su titular el derecho a usar de manera exclusiva la marca por un término de diez años, contados desde la presentación de su solicitud, a diferencia de las patentes, modelos de utilidad y diseños industriales, estos derechos pueden renovarse cada diez años, sin importar el número de veces que el titular lo solicite, siempre y cuando se solicite dentro del término para poder hacerlo.

Un gran número de marcas registradas se pierde por descuido de sus titulares, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, no envía un requerimiento o aviso a su titular, por lo que es importante estar al pendiente para que el registro no caduque por su vencimiento natural. La recuperación del registro se torna difícil una vez que se ha perdido, sobre todo cuando existen otras marcas registradas con posterioridad a su vencimiento, en ocasiones es posible recuperarse mediante el proceso administrativo de nulidad, porque el titular de la marca que ya caducó alegue que ha usado la marca con anterioridad, sin embargo esto dependerá de cada caso en particular. Otros casos interesantes son aquellos en que por una sentencia o por imposibilidad legal se deja de usar la marca, como son los casos laborales de huelgas y casos mercantiles de concursos mercantiles.

Por otra parte, la Ley de la Propiedad Industrial establece otra causal para que un tercero interesado solicite la pérdida del derecho por el paso del tiempo: cuando la marca registrada no se usa de manera continua e ininterrumpida durante el término de tres años contados a partir de la fecha en que se demandó la caducidad, es decir que, en este caso el solicitante del registro de una marca, podrá solicitar que se declare la caducidad de una marca que es idéntica o semejante en grado de confusión a otra registrada por no usarse o mejor dicho por no usarse debidamente de conformidad a lo que establece la propia Ley de la Propiedad Industrial.

En relación a la carga de la prueba del uso de la marca el Tribunal Colegiado de Circuito, se ha inclinado por la postura en el proceso administrativo de caducidad, de que quien debe probar el uso es el titular de la marca registrada y no quien demanda la caducidad, pues son pruebas que sólo están al alcance de su titular y no así de la parte actora en el proceso, este criterio ha quedado plasmado en tesis, aunque aún no integran jurisprudencia.

El criterio actual del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial es que el titular de la marca debe acreditar mediante pruebas idóneas el uso de la marca registrada que se somete a juicio y dichas pruebas deben integrarse con otras que generen convicción en el juzgador, es fundamental que el uso de la marca registrada en cuestión sea dentro del territorio de la República Mexicana.

Algunas pruebas idóneas para demostrar el uso del titular: facturas, publicidad en medios, comercio electrónico en Internet, denominación o razón social, etc.

Otros casos de caducidad de marcas registradas: Acreditar el uso cuando quien la usa no es el titular de la marca, Licencias de marcas caducas, acreditar el uso de una marca embargada.  

Otros recursos: nulidad y cancelación de marcas 

Fuentes: Artículos 130, 140, 141 y 152 de la Ley de la Propiedad Industrial 14 de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo y 1 del Código de Procedimientos Civiles 

Tesis: I.3o.A.26 A (10a.) / Tesis: I.1o.A.137 A (10a.) / Tesis: I.11o.C.76 C (10a.)

Jurisprudencia: Tesis: 2ª/J. 39/2011 (10a.)

 

 

 

 

Tagged with:
 

Comments are closed.