Nuevas disposiciones para importaciones paralelas

Autor: Lic. Rafael Giménez Camacho

Comercio ExteriorLa importación paralela es el supuesto que se presenta cuando un importador sin licencia de uso de marca o sin autorización del fabricante ingresa al país mercancía legítimamente fabricada por el propietario de la marca registrada, es decir que no es mercancía falsificada o robada, sino que es obtenida legítimamente por algún importador o distribuidor de manera legal con el fabricante extranjero. Claro es que por evitar molestar al importador de buena fe una gran cantidad de mercancía falsificada ingresa al país. El hecho de que existan importadores de buena fe no autorizados se debe a que el derecho que tiene el propietario de una marca registrada se limita a que dicho producto cuando ha sido introducido en el comercio lícitamente pueda circular libremente sin restricciones.

En un giro en política de comercio exterior el pasado 4 de julio se publicaron las reformas a la Regla de Carácter General en Comercio Exterior de 2013 entre las cuales se incluye un nuevo formulario (Anexo 22) en el cual aquellas personas que deseen importar ciertos productos como bebidas alcohólicas, ropa, calzado y sombrería, entre otros) deberán declarar en un formulario adjunto al pedimento de importación la marca que distingue los productos que deseen importar con el fin de que la autoridad determine si es que existe algún grado de confusión con marcas que se encuentran vigentes y previamente registradas en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial o si es que el importador cuenta con alguna licencia de uso de la marca. Esta medida dicta una nueva política en Comercio Exterior en México, ya que en el pasado se limitaba únicamente a que el SAT informara al titular de la marca registrada que mercancía presuntamente falsificada estaba ingresando al país para poder oponerse en caso de que así lo confirmase.

No obstante que se publicó dicha reforma, el 24 de julio un día antes de su vigencia se pospuso mediante un comunicado hasta nuevo aviso, al parecer la autoridad no esta del todo convencida de adoptar dicha medida que sin duda a muchos importadores de buena fe aunque no autorizados les perjudicará si es que no se amparan, pues los Tratados Internacionales permiten la introducción de mercancías legítimas sin restricciones aunque por otra parte pareciera la antesala al Acuerdo de Asociación Transpacífico, el cual sí impide las importaciones paralelas. El mismo comunicado establece cuatro supuestos a los que se aplicarán las medidas, entre los que se encuentran: 1) Sólo se declararán marcas nominativas; 2) El caso cuando la marca no se encuentre registrada en México, pero si en otro país; 3) Signos distintivos adicionales; y 4) Llenado del formulario.

Tagged with:
 

Importación de Mercancías sin Registro de Marcas


Mercancías sin Registro de Marca

En otros blogs ya hemos platicado acerca de las ventajas de registrar una marca (vease: Preguntas Frecuentes de Registro de Marcas) y es que aunque el registro de marcas no es obligatorio (salvo en los casos que señala el artículo 129 de la Ley de la Propiedad Industrial), existen consecuencias legales establecidas en los diferentes supuestos del artículo 223 que establece algunos de los delitos en materia de Propiedad Industrial que en la mayorpia de los casos si se tiene buena fe se podrían prevenir registrando la marca y que las mercancías no contengan marcas en sus diseños o que igualmente estén registradas.

En este caso hablaremos de la fracción III de dicho artículo  en relación a la introducción de mercancías sin marcas registradas, la fracción establece lo siguiente:

Artículo 223.- Son delitos:

III. Producir, almacenar, transportar, introducir al país, distribuir o vender, en forma dolosa y con fin de especulación comercial, objetos que ostenten falsificaciones de marcas protegidas por esta Ley, así como aportar o proveer de cualquier forma, a sabiendas, materias primas o insumos destinados a la producción de objetos que ostenten falsificaciones de marcas protegidas por esta Ley;
……

Esta fracción no solo abarca objetos que ostenten marcas idénticas, sino también y como es lógico abarca marcas similares que puedan causar confusión en el público consumidor, lo cual hace indispensable que si el producto ostenta una marca , una letra o un diseño se deba solicitar el registro de su marca antes de su introducción al país.

Es común que algunos importadores soliciten a sus maquiladoras en el extranjero que les envíen mercancías que no cuentan con las marcas registradas en México, por ejemplo el diseño de una camisa que contiene letras o palabras debe de ser objeto de revisión por parte del importador antes de introducirse al país para evitar una denuncia y que las mercancías sean confiscadas.

La pena en caso de introducir dicha mercancía al país se establece en el artículo 224 de la LPI el cual impone de tres a diez años de prisión y multa de dos mil a veinte mil días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal.

En estos casos el agente del Ministerio Público de la Federación de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra los Derechos de Autor y la Propiedad Industrial, revisa en el recinto fiscalizado las mercancías con ayuda del personal de Aduanas que realizan inspecciones ministeriales y en caso de encontrar una similitud a una marca registrada o una marca idéntica sin certificación levantan una averiguación previa para recabar los elementos del tipo y comenzar con el juicio penal.