Re: Amor por Mexicana

 Autor: Lic. Rafael Giménez Camacho

En días pasados el autor de la columna Capitanes del periódico Reforma publicó que varias personas tenían la intención de sacar provecho de la marca Mexicana (de aviación), inclusive su servidor, refiriendo que solicité al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial el registro de la marca Mexicana para distinguir servicios de aerotransporte, de igual manera declara en la misma publiacación que le sorprende que la hubiese solicitado, pues al parecer por lo que ha leído, su servidor se ha pronunciado constantemente en contra de la piratería. Debido a lo anterior me doy a la tarea de contestarle por este medio ejerciendo amistosamente mi derecho de réplica:

Estimado Sr. José Ernesto Cacho Ribero,

La empresa Compañía Mexicana de Transportación Aérea fue constituida en 1921 por cuatro personas que aportaron su capital para hacer realidad la primera aerolínea en México: Lody A. Winship, Harry Lawson, Ignacio S. Szymanski  y Elmer Hammond de quienes desconozco si son o no mexicanos pues no logro encontrar algún antecedente aunque a juzgar por sus nombres podemos pensar que son extranjeros, otra persona que por gran participación se podría considerar fundador de la misma fue Charles Lindberg del cual si sé su nacionalidad estadounidense, famoso por ser el primer piloto en cruzar el océano atlántico sin escalas. Después de casi cuarenta años los mexicanos Crescencio Ballesteros Ibarra y Manuel Sosa de la Vega, entre otros mexicanos adquirieron las acciones de la empresa y así es como la totalidad de las aportaciones del capital social fueron de nacionalidad mexicana (si como la marca), en la década de los ochentas la empresa fue nacionalizada quedando en manos del Gobierno Federal. En la década de los noventas la iniciativa privada adquiere nuevamente la totalidad de las acciones a través de Grupo Falcon, conformado por otros inversionistas que como en el caso de sus fundadores aportaron su capital para pagar sus acciones al Gobierno Federal. En 2010 los accionistas de la empresa solicitaron ante el IFECOM la declaración de concurso mercantil interrumpiendo súbitamente los vuelos y disminuyendo paulatinamente la actividad interna de la misma.

En nuestro país mas del 90% de las sociedades mercantiles (como Mexicana de Aviación) no cuentan ni siquiera con los recursos para solicitar al IFECOM la intervención de un administrador para dar curso a un concurso mercantil, dejando a la suerte el hecho de ser demandados por sus acreedores. Usted como la gran mayoría de los periodistas ha dejado pasar el hecho de que Mexicana de Aviación es una empresa como cualquier otra en que sus accionistas obtuvieron utilidades o por lo menos cuando adquirieron las acciones pensaron en obtenerlas, esa fue su intención, y que por lo mismo no debería de gozar de ningún privilegio ni siquiera para considerar ser rescatada, tal vez a usted como a muchos, inclusive a mi le conmueva el diseño de la marca que se basa en el gentilicio del país en el que usted y yo nacimos, pero que sin embargo nada tiene que ver con el país o con nuestros fines personales, si en algún momento el Gobierno Federal evaluó la posibilidad de rescatarla era por el interés liso y llano de no dejar un monopolio en manos de Aeroméxico y así evitar un problema mayor que probablemente dejaría al país sin vías aéreas de carácter privado. Probablemente le parecerá un buen dato saber que la Ley de Inversión Extranjera permite a extranjeros invertir sus capitales en empresas privadas de aerotransporte como Mexicana de Aviación.

En lo que respecta a la piratería le agradezco tomarse el tiempo de leer los artículos que escribe su servidor y le confirmo que creo firmemente en los beneficios comerciales, sociales y fiscales de la Ley de la Propiedad Industrial particularmente los que se refieren a los derechos que se constituyen de las marcas registradas y que las prácticas de piratería se deben perseguir y ejecutar en caso de que quien la realizó resulte responsable, para lo cual es menester no solo mío sino de usted también conocer las prácticas que coloquialmente les llamamos piratería y que son condenables, dichas prácticas en su mayoría se encuentran legisladas en los artículos 213 y 214 entre otros de la Ley de la Propiedad Industrial y a su vez es aplicable el Código Penal los cuales establecen las penas según sea el caso. Seguramente explicar en esta misiva las conductas de piratería desviaría su intención, sin embargo le puedo afirmar que no existe acto menos condenable que solicitar una marca a registro, pues precisamente se solicita a la autoridad que se registre una marca para evitar infringir el derecho de un tercero que de buena fe obtuvo su registro, de otro modo probablemente sería una conducta delictiva confesa, pues se le informaría a la autoridad que se realizará una conducta contraria a lo que establece la Ley. La Ley no condena lo que usted piensa sino la conducta que exterioriza.

En conclusión Mexicana de Aviación no es de los mexicanos, es de unos cuantos mexicanos que no necesitan un trato privilegiado y si solicitar el registro de una marca fuese piratería tendría que condenar a mas de ocho mil solicitantes cada mes, le recomiendo suscribirse a nuestro blog porque en los siguientes artículos trataremos casos de piratería.

Reciba un cordial saludo.

Atentamente
Lic. Rafael Giménez Camacho

El reto de proteger el perfume

En la novela “El Perfume” su autor narra la historia de Grenouille un hombre con dotes olfativas capaz de diferenciar la esencia de cada ser humano que según él es única e irrepetible, su particular habilidad es también el motivo de su desgracia, pues para poseer la esencia debe matar a cada una de sus víctimas y así apoderarse de su olor único para combinarlo y crear esencias originales jamás conocidas anteriormente por el olfato humano.  La historia de Patrick Suskind no es muy lejana a la realidad, los perfumes son marcas no convencionales también llamadas no tradicionales y que por no ser visibles carecen de protección legal para su uso exclusivo siendo por consiguiente repetibles, las fábricas de perfumes han optado por diseñar marcas que sean altamente distinguibles no solo por su mercadotecnia, sino también para su protección legal, pues si bien la esencia del perfume puede ser reproducida por cualquier tercero, el uso de la marca y el envase no lo son y a continuación intentaremos explicar el motivo:

En teoría si la marca se encuentra registrada entonces el titular tiene un derecho al uso exclusivo para usarla en perfumes y productos similares descritos en la clase 3 de la Clasificación de Niza, la marca en su caso podrá ser nominativa o mixta o ambas para una óptima protección, en el caso del envase su registro sería tridimensional, el cual solo podrá ser registrable si el envase es lo suficientemente original. Sin embargo el ingenio y tecnología de la piratería mexicana casi siempre rebasa los márgenes legales teóricos, pues usan la botella original para hacer un refill del perfume y como el contenido no esta protegido por ninguna ley entonces teóricamente el pirata lograría su fin obteniendo ingresos de una marca que no le pertenece sin gastar un solo centavo usando indirectamente la imagen por ejemplo de Charlize Theron para vender su contenido en envases de Dior. La historia no termina en final feliz para el pirata, pues el motivo de que exista la Ley de Propiedad Industrial es favorecer al consumidor y evitar la competencia desleal y en su artículo 213 establece entre otros que ofrecer en venta o poner en circulación productos a los que se aplica una marca registrada que hayan sido alterados constituye una infracción administrativa, resulta lógico pues la marca no solo distingue el producto, sino que también lo protege de manera indirecta para que el consumidor identifique la calidad del mismo.

A esta conducta las sanciones aplicables son: I.- Multa hasta por el importe de veinte mil días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal; Fracción reformada DOF 02-08-1994 II.- Multa adicional hasta por el importe de quinientos días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal, por cada día que persista la infracción; III.- Clausura temporal hasta por noventa días; IV.- Clausura definitiva; V.- Arresto administrativo hasta por 36 horas. En caso de reincidencia su conducta constituye un delito.

Otra protección de uso común en las fábricas de perfumes son los secretos industriales que se mantienen bajo el resguardo de trabajadores que han sido instruidos para guardar secrecía en los procesos de fabricación y tecnología aplicada para obtener el balance perfecto entre la fijación óptima y la esencia son complejos y difícilmente repetibles, por lo que a un químico le será prácticamente imposible encontrar esa combinación, además de no contar con la infraestructura necesaria para lograr el mismo producto.

Antes de pensar en adquirir un perfume pirata piense que la botella podría ser original, pero el contenido carece de las propiedades que usted piensa que esta adquiriendo.

 

Mercancia Pirata

Autor: Lic Miguel Navarro

¿Mercancía Pirata Marca Sedesol?

Heriberto Félix, Secretario de Desarrollo Social propuso a Jorge Amigo Castañeda (Director del IMPI) vender (ni siquiera regalar) mercancía pirata decomisada a gente de escasos recursos, en la que según la propuesta quitarían las etiquetas y pondrían la marca “Sedesol” para marcar que es mercancía aprobada a lo cual por obvias razones rechazó dicha propuesta, poner en marcha este plan perjudicaría la imagen, el prestigio y calidad de las marcas registradas que ostentarían estas prendas y que cumplen con la normatividad legal, toda vez que hay prendas que es imposible quitarle la marca pues esta marcada en estampados y no en una simple etiqueta.

La propuesta anterior se dio durante la celebración del Convenio contra la Entrada de Mercancía Ilegal al País en el que el IMPI y la Asociación de Agentes Aduanales refrendaron el Convenio de Cooperación y Coordinación celebrado en 2009, el Convenio reforzará la alianza que tienen ambas entidades para detener la mercancía que entra al país para que la mercancía que es similar a la registrada sea decomisada la cual es una compleja actividad, pues si el perjudicado prueba que la mercancía decomisada no es similar en grado de confusión a una anterior la autoridad tendrá que pagar daños y perjuicios al afectado por haber detenido dicha mercancía, aquella mercancía que es idéntica a las marcas ya registradas no corre la misma suerte, pues en cualquier instancia legal será lógico su decomiso.

Tagged with: