Autor: Lic. Rafael Giménez Camacho

 Desde la Segunda Guerra Mundial y de manera casi inexplicable la Secretaría de Relaciones Exteriores seguía siendo la entidad encargada de otorgar los permisos a sociedades para usar denominaciones y razones sociales (el nombre de la sociedad), en la actualidad no existía motivo para que una entidad cuyo menester son precisamente las de relaciones exteriores como su nombre lo indica tuviera las facultades para otorgar permisos que se usarían en el interior de la República, pues bien este antiguo dilema se resolvió con la publicación del Reglamento para la Autorización de Uso de Denominaciones y Razones Sociales publicado en el Diario Oficial de la Federación a finales del año pasado en el cual se facultó a la Secretaría de Economía para conceder dichos permisos a nuevas sociedades, si bien este cambio significó un acierto también lo fue el hecho de que la Secretaría de Economía se aliara con el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial para evitar que una razón social infringiera derechos de Propiedad Industrial particularmente de marcas, este acuerdo lleva un año de función y los resultados son positivos, sin embargo el problema principal sigue sin resolverse ya que muy pocas sociedades en la actualidad se extinguen dejando muy pocos nombres disponibles sobre todo si consideramos que dos mil sociedades nuevas se constituyen cada mes en México. 

Abogados de Propiedad intelectual

En la actualidad la política de la Secretaría de Economía es que si la denominación o razón social es indicativa de las mismas actividades que la marca registrada protege será negado y si el nombre es similar la autoridad emitirá el permiso con la anotación de que el nombre será otorgado para el uso de la sociedad, pero que su uso puede infringir los derechos de una marca en específico, en dicho documento nombran el numero de registro recomendando y la intervención de un abogado especialista en marcas, este pequeño detalle da lugar a que se presuma que el posible infractor actúa de mala fe, pues ya la autoridad le habría avisado de esa posible falta, en este rubro se debe tener especial cuidado porque de considerarse infractor la multa es de los $90,000 al $1,200,000 pesos como multa y el pago del 40% de los ingresos por concepto de daño material o la indemnización por daños y perjuicios a la marca que hubiese estado registrada (Fundamento LPI 221 Bis) 

Como una consecuencia a esta relativamente nueva alianza las marcas registradas que se encuentran vigentes son protegidas por la Secretaría de Economía pues antes de otorgar un permiso de denominaciones o razones sociales la autoridad debe verificar si el nombre no tiene algún grado de confusión con marcas registradas.
Ejemplo de una razón social protegida:
Ejemplo de una razón social bien protegida
 Otros casos en que la autoridad debe negar el permiso de denominaciones o razones sociales:

- Que la marca se encuentre registrada en todas las clases, en los términos la Ley de la Propiedad Industrial;

- Se trate de una marca notoriamente conocida o famosa

- Contenga palabras o vocablos cuyo uso no esté autorizado por alguna disposición legal o reglamentaria;

- Contenga palabras que sean altisonantes o resulten humillantes, ofensivas, discriminatorias o violentas, conforme al listado que la Secretaría publique en el Diario Oficial de la Federación, o

- Se componga exclusivamente del nombre de un lugar geográfico o del nombre de una organización, dependencia, órgano o institución pública, conforme al listado que la Secretaría publique en el Diario Oficial de la Federación.

Mas artículos anteriores acerca del mismo tema:
Marca Registrada o Razón Social publicado el 10 de agosto de 2010
Se agotan las razones sociales publicado el 10 de diciembre de 2011
Preguntas Frecuentes

Escriba un comentario