Presunto Culpable y los Derechos de Autor

¿Quien es el presunto culpable?

Autor: Lic. Rafael Giménez Camacho

Mis amigos de Cinemas Lumiere me invitaron a la proyección privada del documental, el largometraje refleja vívidamente el sistema penitenciario mexicano actual, un homicidio, Antonio el presunto culpable señalado por un testigo ocular que presenta pruebas deficientes, el juez que mas que juzgador es ejecutor, varios agentes judiciales y el Lic. Rafael Heredia abogado defensor del inculpado, son los protagonistas de una novela real dramática y por demás deprimente, pero que sin lugar a duda muestran crudamente el deficiente Estado de Derecho Penal actual del país.

El Código Civil Federal protege la imagen personal en el artículo 1916 , al señalar que “estará sujeto a la reparación del daño, aquel que ofenda el honor, ataque la vida privada o la imagen propia de una persona”. Por lo tanto solo existe si se captó de manera ilegítima y si esta causó daño.

Como es sabido a la semana que se había iniciado la proyección en cines se presentó una demanda por parte del testigo ocular, “intentando cazar al cazador” argumentando que la proyección era ilegal, pues él no dio autorización para publicar su imagen en el largometraje, la demanda a simple vista parecía tener fundamento, sin embargo no lo tiene pues el largometraje no es una película, sino un documental que muestra una realidad y en este sentido el testigo incómodo no tiene derechos sobre la proyección, pues no es una actuación sino como ya se dijo una situación real.

Presunta Censura: Después de varios intentos de cesar la proyección en las salas de cine como medida cautelar dictada por la Jueza Blanca Lobo Domínguez finalmente concluyó la controversia con la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al argumentar que su proyección es legal, toda vez que el Estado debe garantizar el Derecho a la Información, un derecho constitucional consagrado en el artículo sexto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

De la película queda mucho por decir, en principio los directores de la película están por la labor de que todos los juicios sean videograbados para dejar constancia de los actos y supongo que esta propuesta que además ya fue solicitada al Congreso de la Unión es adecuada y ojalá y fuera el remedio para tal problema, pero el documental muestra mas de un defecto en el sistema de justicia: – La rendición de la prueba testimonial del inculpado tras las rejas muestra la culpabilidad antes de ser juzgado; – La corrupción en el Reclusorio para preservar el bienestar de los reclusos; – La falta de preparación de los jueces; – La falta de imparcialidad del juzgador en el caso; – La falta de una base de datos confiable para evitar la usurpación de profesión y mas aún que el inculpado sea defendido por un abogado de profesión, entre otros.

La verdad sea dicha, la labor del Lic. Rafael Heredia plausible y valiente al colaborar no solo en la libertad que hoy goza Antonio, sino en la difusión de los hechos y exponer al sistema.